Bill Gates abandona hoy Microsoft

T

al y como anunció en junio de 2006, Bill Gates no seguirá siendo presidente ejecutivo del consejo de administración, y ahora dedicará su tiempo a su fundación humanitaria. Dejará por completo las riendas de Microsoft a su fiel amigo Steve Ballmer, a quien conoce desde Harvard, y que desde 2000 dirige la compañía como consejero delegado.

Pero la retirada de Bill Gates llega en un momento complicado para el gigante americano, cuyo modelo económico -pagar por el ‘software’- se debilita.

El grupo también ha perdido recientemente la posibilidad de adquirir Yahoo!, la compañía número dos del mundo en publicidad en Internet, y deben encontrar otras maneras de crecer en este sector.

Una diversificación crucial, porque el futuro es incierto para sus dos principales fuentes de ingresos: el sistema operativo Windows, que se ejecuta en más del 90% de los ordenadores del mundo, y Office (el procesador de textos Word, las tablas de Excel y las presentaciones de Powerpoint). Estos productos significan casi la totalidad de los beneficios de explotación.

La última versión de Windows -Vista-, lanzada a finales de 2006, ha tenido una avalancha de críticas y está creciendo muy lentamente: Microsoft no ha vendido más que 150 millones de licencias, y muchas empresas prefieren mantener XP, la versión anterior.

Además, Vista ha resultado ser incompatible con muchos productos de ‘software’ y periféricos. Microsoft incluso ha tenido que aceptar el seguir temporalmente con Windows XP, aunque lo dejará finalmente el 30 de junio.

Mientras tanto, los ordenadores MacIntosh de Apple, el único fabricante de ordenadores personales que no utiliza el ‘software’ de Microsoft, han subido sus ventas de manera espectacular en los últimos años y aumentaron su cuota de mercado mundial a más de un 5%.

El otro pilar de ingresos de la compañía, su ‘software’ Office, cada vez tiene más competencia con los productos gratuitos, como los programas ‘online’ de Google o el ‘software’ libre (Star Office, Open Office).

Así que Steve Ballmer está bajo mucha presión, y más aún tras los últimos tres meses y todo lo sucedido con Yahoo!. Muchos analistas creen que debería haber aumentado su oferta, y así se habría hecho con la compañía, en lugar de rendirse.

Microsoft había propuesto inicialmente en febrero 31 dólares por acción (alrededor de 44.000 millones de dólares), luego la subió a 33 dólares por acción (47.000 millones), pero se negó a subir a los 37 dólares por acción reclamados por Yahoo!.

Microsoft sufrió una nueva humillación, cuando hace dos semanas Yahoo! anunció un acuerdo con Google, compañía líder en publicidad ‘online’, y puso fin a las conversaciones con Microsoft.

El gigante informático quiere probar otros medios para fortalecerse en Internet, donde tiene menos del 3% del mercado mundial de búsquedas, mientras que Google tiene más del 60%. Será difícil imaginar cómo lo hará, sobre todo tras las declaraciones de Steve Ballmer, que señaló que no era cuestión de otra gran adquisición.

Pero seguramente, Bill Gates no se irá muy lejos. Para las decisiones importantes, “consultaré a Bill Gates, mi amigo, mi colega”, dijo Steve Ballmer a finales de mayo. “Bill estará disponible para mí, y eso es un recurso extraordinario”, concluyó.

Un artículo publicado en La Flecha

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: