Simo se reduce a la mitad

La Feria Internacional de Informática y Comunicaciones (Simo) se celebrará este año entre el 11 y el 16 de noviembre en Ifema con un significativo recorte en el número de expositores, al pasar de las 570 empresas de su edición pasada a las 260, y con una consecuente disminución de su superficie expositiva, que se reduce a tres pabellones.

Aunque la participación internacional se ha incrementado este año en más de un 40%, compañías tan importantes como Toshiba no participarán este año en la feria SIMO, en la que también han desaparecido espacios como la zona de vídeo-juegos e-life, a pesar de que el mercado del ocio digital ha resistido con creces los embates de la actual coyuntura económica.

Otras compañías como Microsoft, Hewlett-Packard (HP), Vodafone o Telefónica, con sus distintas divisiones, han confirmado su asistencia al certamen.

Simo ocupará en esta edición 13.000 metros cuadrados (tres pabellones de Ifema), que serán ocupados por las áreas Simo del Conocimiento -que repite este año por el éxito de su anterior convocatoria, según los organizadores, Docusimo, el salón Call Center o la zona Web 2.0.

En esta superficie expositiva se presentarán nuevos espacios como el Foro Online Marketing España (OME), o el encuentro de la Asociación de Parques Tecnológicos, una iniciativa con la que la organización pretende fomentar la cooperación empresarial y tecnológica.

Otra de las iniciativas novedosas de la feria será la red social especializada en tecnología Simo virtual.

Por su parte el área Simo del Conocimiento, un espacio dentro del apartado de Simo Empresas y dirigido a los responsables tecnológicos de las grandes compañías, representará una vez más una de las grandes apuestas del certamen como foro de opiniones y tendencias para el intercambio de información.

El Foro Internacional de Contenidos Digitales (FICOD) también abandona el evento, y se celebrará los días previos a Simo.

Coyuntura económica

El director de Simo, Santiago Quiroga, no ha comentado ni valorado este drástico descenso en el número de expositores en Simo, sólo ha afirmado que, además de otros factores, la coyuntura económica influye en la organización de certámenes de este tipo.

Quiroga cree que “Simo sigue suponiendo un evento que representa una gran apuesta por potenciar un sector tecnológico fuerte, con un área de negocio importante para las empresas” y ha asegurado que en un futuro, la feria tecnológica “responderá con innovación y diferenciación”, sobre todo en el apartado de “creación de áreas y sectorización”.

En cuanto al sector tecnológico español en Simo, Quiroga ha dicho que existen empresas que han entrado en los mercados internacionales con productos novedosos, aunque a su parecer, “falta una apuesta clara por la innovación”, sobre todo en el ámbito de los contenidos.

Un artículo publicado en Periodista Digital

Anuncios

Google estrena un YouTube para empresas

Google estrena hoy una nueva aplicación que ofrece a sus clientes corporativos la posibilidad de compartir vídeos dentro de una empresa u organización en dos sencillos pasos: subir un vídeo a Google Apps y luego invitar a los otros usuarios para que lo vean, comenten, puntúen y descarguen con un nivel de seguridad y privacidad mucho mayor que el que ofrece su hermano mayor, YouTube.

La nueva herramienta se une al catálogo de aplicaciones para empresas de Google Apps. Hasta ahora, los clientes de esta modalidad de pago podían crear su propia página web en un formato colaborativo, usar el gestor de correo de Google Gmail, compartir previsiones y citas con Google Calendar o utilizar el buscador para consumo interno, entre otras actividades.

Como explica Aitor Rivero en El Pais, la nueva aplicación de Google está dirigida en particular a las necesidades de comunicación interna de las organizaciones: comunicados de los directivos a sus subordinados, anuncios corporativos y formación.

El proceso, además, es bidireccional, ya que permite a los receptores de los vídeos comentarlos, puntuarlos o añadir etiquetas. La diferencia con respecto al servicio gratuito de vídeos de Google es que el autor puede elegir el nivel de privacidad del documento, esto es, si lo puede ver toda la organización o sólo los usuarios que él quiera.

Google Vídeo para clientes corporativos está disponible en inglés para cuentas de Google Apps Premier Edition sin coste adicional, según ha comunicado la empresa. Cada dominio de Google Apps Premier Edition tiene 3GB de almacenamiento para vídeos para cada cuenta de usuario.

Además, se ha lanzado una versión de Google Vídeo para Google Apps Education Edition que permite colgar y compartir vídeos entre el profesorado y los estudiantes, estará disponible de manera gratuita desde el 8 de septiembre hasta el 9 de marzo de 2009. A partir de esa fecha, habrá que desembolsar diez dólares por usuario al año, algo menos de siete euros.

Un artículo publicado en Actualidad Digital

Hackeando un e-mail simplemente con la información de webs sociales

Probablemente hayas olvidado las claves de tus cuentas más de una vez, al menos con esos servicios a los que te registras y piensas que nunca volverás a usar y después de 3 meses vuelves habiéndote olvidado no sólo la clave sino también el nombre de usuario.

Cuando pasa esto la solución es muy simple, vamos a “Forgot your password?”, ponemos el nombre de nuestra mascota, el primer número de teléfono que tuvimos o la escuela donde fuimos en la infancia y recuperamos esa ansiada clave. Pero tienes que tener algo muy importante en cuenta, un hacker, cracker o como quieras llamarlo, también puede hacer eso. ¿Cómo? A través de tu Facebook, MySpace y cualquier sitio donde hayas introducido información personal que cualquiera pueda leer.

Como experimento, Herbert Thompson, jefe del departamento de seguridad informática de la empresa People Security, le pidió permiso a algunos amigos para hackear sus cuentas de banco usando sólo la información que recopilaría de este tipo de sitios.

Lo que hizo fue muy simple. Buscando su nombre y empresa donde trabajan encontró su blog y curriculum. Desde ese momento ya tenía una idea de la información de su vida, tanto laboral como personal.

Después de haber recolectado toda la información que necesitaba, lo que hizho Thompson fue pedir que la reseteen la clave de su cuenta bancaria a través de la web de la empresa. Lo único que faltaba era ingresar al mail del amigo en cuestión. ¿Cómo lo hizo? Tuvo que usar la dirección de la casa, el código postal y la fecha de nacimiento y, finalmente, lo que -supuestamente- nadie sabía era el segundo nombre del padre y el de su mascota.

Entró a la cuenta de e-mail que había hackeado y ahí se encontró con el mail para resetear la cuenta del banco.

Thompson explicó que hizo esto con unos cuantos amigos, pero aseguró que si alguien lo llegara a hacer a gran escala, estaríamos en problemas.

Ya ven, van a tener que pensar un poco más a la hora de poner las respuestas para la recuperación de passwords.

Un artículo de Axel Marazzi

¿Como redactar los contenidos de nuestra web?

Jakob Nielsen, el reconocido gurú de temas de usabilidad y accesibilidad Web publico en días recientes un artículo dentro de su famoso boletín Alertbox donde exponía una serie de consejos acerca de la forma en que tenemos que redactar los contenidos de nuestra Web. Dichos consejos detallaban los típicos errores que se cometen en el medio online a la hora de poner por escrito lo que deseamos comunicar a nuestros potenciales clientes.

Cuando se escribe para la Web es porque queremos ser encontrados

“Si no apareces en la página de primeros resultados del buscador puede ser que tú tampoco existas” es la frase con la que comienza el artículo de Jakob Nielsen. Ciertamente los motores de búsqueda son el medio de atracción de tráfico más importante para un sitio Web que contenga una alta dosis de contenidos. En el posicionamiento en buscadores los motores de búsqueda se nutren de los contenidos que poseen nuestras páginas Web para colocarlos en determinadas posiciones dentro de sus bases de datos. Los motores de búsqueda están continuamente mejorando sus algoritmos de relevancia para mostrar aquellas páginas que poseen los contenidos más similares a los que se están buscando en la Web. Todo texto que se escribe en una página Web es una carnada para los usuarios de los buscadores.

La gente utiliza su propia terminología frente a un buscador

Existen muchos artículos de Internet que dicen que el “contenido es el rey” pero si el rey no habla de la misma forma que sus súbditos de nada sirven tener muchos contenidos. Cuando redactamos los contenidos de una página Web cometemos el típico error de copiar lo que dice el dossier de venta de la empresa, o lo que dice el book corporativo, o peor aún, colocar la misión y visión de la empresa para explicar los productos y servicios que vendemos. Estos contenidos sofisticados o formales no se parecen en nada a las frases que podrían utilizar nuestros potenciales clientes a hora de buscarnos en los motores de búsqueda. Jakob Nielsen recomienda “hablar el idioma del usuario”, es decir, utilizar palabras familiares para describir nuestros productos o servicios. El principal problema que existe es que describimos las cosas de diferentes maneras. Las palabras que utilizamos para describir nuestro negocio pueden ser diferentes a las palabras que utilizan los clientes. Enseñar a los clientes a renombrar las cosas es más complicado a que nosotros cambiemos la forma de expresarnos y en consecuencia llegar a ellos. Por ejemplo, una empresa que ofrece servicios de asesoramiento para personas que quieran vender su farmacia podría querer posicionar su página Web para la frase “asesoramiento farmacéutico empresarial” o “valoración de empresas farmacéuticas”. Dichas frases suenan muy bien pero rara vez un usuario que quiera una orientación de la forma de vender su farmacia utilizaría estos términos en los buscadores para encontrar este tipos de servicios. En cambio frases tales como “asesoramiento para vender mi farmacia” o “¿cómo vender mi farmacia?” son frases más populares y familiares dentro del vocabulario del usuario de este ejemplo y que en consecuencia podrían convertirse en un caudal más amplio de visitas Web.

Nombres de productos que confunden: evitando metáforas

Existen muchas teorías de marketing que nos recomiendan bautizar con nombres propios a nuestros productos o servicios para potenciar el branding. Si nuestra empresa no es muy conocida en el mercado se recomienda posicionarnos en la Web a través de nombres familiares o descriptivos en vez de posicionarnos a través de nombres metafóricos. Por ejemplo, si vendemos apartamentos de lujo a través de la Web la mejor frase para describir nuestro producto será “apartamentos de lujo” o “pisos exclusivos” y no el nombre de la marca como puede ser “deluxe spaces” o “sueños deluxe”. Ningún usuario de los buscadores utilizará estas frases tan peculiares para encontrar viviendas de lujo. Los nombres de nuestros productos obedecen a una estrategia válida de marca que no debemos cambiar. Sin embargo a la hora de redactar los contenidos de nuestra Web debemos usar palabras familiares o descriptivas en mayor proporción que el uso de palabras sofisticadas o metafóricas propias del nombre de la marca. Inventarse nuevos nombres para los productos o utilizar los nombres políticamente correctos son prácticas erróneas habituales en ciertos mercados a la hora de redactar los contenidos de un sitio Web enfocado al e-commerce.

Conclusiones para una buena redacción de contenidos

Los expertos en posicionamiento en buscadores recomendamos utilizar frases descriptivas y concisas para redactar los títulos y descripciones de cada una de las páginas Web de nuestro site. Por su parte el gurú de la usabilidad Jakob Nielsen nos recomienda usar “palabras familiares” para obtener una excelente visibilidad en los motores de búsqueda. Ambas teorías se complementan hacia un objetivo común: “escribir para los usuarios”.

Artículo escrito por Javier Gosende, responsable de posicionamiento en buscadores de Human Level

No hay talento y, luego dirán que la gente no compra música.

Y que hace uso de los programas de descarga vía internet o del top manta en lugar de premiar la “excelencia” musical comprado los cedés o deuvedés que gentilmente nos ponen a disposición. De lo contrario, argumentan, se acabará la cultura y con ella la música. Aún creyéndome estos seudoargumentos, que no lo hago, firmaría la sentencia de muerte ahora mismo pero sólo de esos “productos” que nos quieren vender. Qué gente.

El masoquismo se manifiesta de muchas maneras y en este caso ha sido a través del visionado de la última edición de OT. No quiero justificarme pero espero que me creáis si os digo que lo he hecho pensando que podría aprender algo, alguna lección que llevarme a la boca en cuanto a descubrimiento, gestión y prefeccionamiento del talento.

Craso error, en todo caso he concluido que a menudo el nivel está más bajo de lo que uno podría soñar y que las ideas preconcebidas tienen una importancia capital en la toma de decisiones como lo demuestra que haya ganado quien ha demostrado menos talento y cualidades de entre los finalistas, como mínimo, pero que sin embargo se ha convertido en eje central y elemento diferenciador, que no diferente.

Traslademos la situación a una empresa e imaginemos que se dilucida un posible ascenso y que el elemento o factor decisorio no es el talento, la capacidad o los méritos sino quién es “más diferente” o quién personifica mejor la idea de “producto”. Seguramente pensaríamos que hay que centrar el debate en qué se busca y qué se necesita para el puesto, haciendo caso de cuantas más variables objetivas mejor.

Por desgracia lo sucedido en el concurso-reality no es ajeno a la realidad y suelen triunfar y pesar mucho los asuntos extralaborales. Y si existe el Risto Mejide de turno no te digo nada.

Qué mal está el asunto.

Un artículo publicado en Inversores

¿Necesito la última versión?

Muchas veces nos habremos preguntado si es necesario actualizarnos en forma inmediata, apenas aparece una nueva versión de tal o cual programa. Quizás el dilema es mayor aún, cuando se trata del principal software que tiene en su interior una computadora, el sistema operativo.

En ese sentido, la evolución ha sido constante desde el primitivo DOS hasta el actual Windows Vista, pasando por los Windows 9x, y los W2K. Y aquí hago un paréntesis para aclarar, W2K es una abreviación de Windows 2000, sigla similar a la del temible efecto Y2K a fines de los 90s, cuando parecía que el mundo colapsaba.

Hecha la aclaración, pues no todos debemos conocer la jerga al pie de la letra, volvamos al concepto de los sistemas operativos. No solamente debemos estar atentos a lo que el mercado libera a la venta, sino preguntar, investigar un poco y evaluar a que sector del negocio se está apuntando.

El caso más emblemático quizás fue la aparición del Windows 2000, supuesto reemplazante del Windows 98 e inmediato sucesor del efímero Windows Millenium. Sin embargo no muchos supieron que en realidad el Windows 2000, en sus versiones Server y Workstation, era el continuador de la plataforma con base NT, un sistema operativo para redes.

Claro, muchos en su momento pensaron que para estar a tono con el avance tecnológico, lo ideal era convertirse al nuevo y reluciente recién llegado. Pero mayúscula fue la sorpresa cuando una vez instalado, empezaron a chocar con las incompatibilidades que presentaba, sobre todo en la función de entretenimiento y juegos.

Es que como todo sistema operativo, el Windows 2000 tiene una orientación. Qué es ésto ? El software que controla la PC tiene que cumplir con varias tareas y para ello debe contar con una cualidad que debe ser prioritaria, la estabilidad. El enemigo fundamental de un sistema estable es la flexibilidad y si el sistema está orientado a trabajar dentro de una red, no puede darse el lujo de perder estabilidad.

Así como los sistemas Windows 9x eran flexibles, pues lo requería la idea de tener una PC que rindiera tanto en la oficina como en el hogar, el Windows 2000 orientado a redes, privilegió la estabilidad en detrimento de la flexibilidad. Surge así la rigidez como resultante de ser estable en extremo, de allí que tuviera tantos problemas a la hora de manejar los juegos hogareños.

Pues bien, toda esta explicación extensible para otros tipos de software, sirve para concluir que no siempre es bueno ni aconsejable salir corriendo a actualizarse con lo último. Recordemos también que muchas veces, digamos casi siempre, los sistemas necesitan un período de adaptación en el que se corrigen errores, liberando una versión realmente confiable una vez superados todos esos inconvenientes.

La recomendación es sencilla, ante todo averiguar de qué se trata, si lo que tengo en mi PC sirve y anda bien no hay necesidad de tocarlo, menos aún si lo que me están vendiendo no me aporta ninguna mejora y es más de lo mismo con un llamativo envoltorio.

Un artículo de Carlos Daniel Quattrocchi, diseñador de webs, publicado en La Flecha.

La SGAE supera el sueño de Al Capone

La carta es de un lector de el País , quien hace una somera comparación entre los métodos utilizados por el gangster Al Capone para enriquecerse en el Chicago de la ley Seca, con los que actualmente utiliza la SGAE. Aclara Sedda que no la menea por el contenido sino por la gracia con la que está escrita.

JACOBO SAUCEDO JIMÉNEZ – (Sevilla)

La SGAE acaba de convertirse en el mayor vendedor de productos de electrónica de España. No manufactura ni comercializa ordenadores, DVDs, MP3, CDs, pero cobra cada vez que un ciudadano adquiere uno de estos aparatos, hurtando parte de sus beneficios al empresario honrado.

Al Capone se vio obligado a pagar a policías, jueces y políticos para sostener su negocio, pero como esos métodos no son factibles en nuestra sociedad y la necesidad aviva el ingenio, la SGAE ha conseguido superar al viejo Al mediante la fabricación de una herramienta jurídica que asegura y recauda los beneficios de esa oscura empresa bajo la tutela del Estado. Mientras tanto nadie se ocupa de perseguir y castigar con dureza la piratería.

La SGAE ha conseguido perturbar el sueño del señor Capone, que se retuerce hoy en su tumba pensando por qué no se le ocurrió a él antes.

Un artículo publicado en Actualidad Digital