Juicio Prensa Belga contra Google News. Cómo sentenciar tu modelo de negocio

curioso cómo suele ser una constante que ante cambios en los modelos de negocio o endurecimiento de las condiciones competitivas, muchos de los actores implicados toman decisiones para intentar defender las condiciones de las que gozaban en tiempos pasados y lo único que consiguen es acrecentar su declive.

Un ejemplo claro de lumbreras que se pueden estar disparando en el pie, lo podemos encontrar en Copiepresse, la asociación de prensa belga, que en febrero del 2007 denunció a Google por incluir, sin autorización y sin pagar, noticias de los principales medios de prensa belga dentro de Google News.  El caso es que la justicia belga ha dado en primera instancia la razón a Copiepresse y ahora, aunque la sentencia esta recurrida, exigen a Google el pago de unos 40 millones de euros en concepto de indemnización.

En fin, simplemente no lo acabo de entender, en un sector cómo el de la prensa, con una fuerte competencia , y más aún en las versiones online, donde cómo ya comentábamos en este post, estás compitiendo por el tiempo que te dedican tus lectores, donde la competencia es tan feroz que has pasado de cobrar porque tus clientes te lean a ofrecerles la mayoría del contenido de forma gratuita, y ya veremos si acabarán pagando por poder atraer lectores, no acabo de entender el enroque de los medios contra Google News.

 

Aunque Google News pueda servir cómo una página de inicio para leer las principales noticias del día, este es simplemente un buscador de noticias, Google News no reproduce todo el texto de una noticia sino que simplemente ofrece un enlace y en el mejor de los casos 4 o 5 líneas de texto de la noticia. Yo al menos en mi caso particular si una de las noticias que leo en Google News me interesa suelo pinchar en el enlace y leo la noticia completa en la web del medio en cuestión. No veo donde está el perjuicio que le puede causar al periódico, sino más bien al contrario, me preocuparía muy mucho que las noticias de mi diario no aparecieran en Google News, cómo me preocuparía que mi web no apareciera cuando realizo una búsqueda en Google.

En un sector en el que compites por el tiempo de tus lectores y que vence el que consiga mayor notoriedad, querer capar tu aparición  en Google News me parece un auténtico suicidio empresarial. Es más yo suplicaría a Google que me incluyera en Google News (de hecho en Gurusblog ya les enviamos un email solicitando nuestra inclusión en Google News, del que no obtuvimos respuesta, aprovecho para volver a lanzar la solicitud por si alguien de Google por casualidad le este post).

A mi que la prensa se quiera borrar de News o incluso quiera que le paguen por aparecer en el site me parece fantástico. Espero que ayude a Google a recapacitar y a aportar a Google News un contenido más diverso bebiendo de otras fuentes cómo por ejemplo blogs, entre otras cosas porque el 70-80% de las noticias que aparecen sobre un mismo tema en Google News son todas prácticamente calcadas unas de otras, las misma notas de agencias de prensa que reproducen idénticamente la mayoría de medios de prensa escrita.

Quizás por esto Google ya ha empezado a pasar de los periódicos y está firmando acuerdos con agencias de prensa para ofrecer las noticias en Google News, probablemente con la base de las notas de prensa de las agencias + blogs y webs que si ofrecen su contenido libremente, le baste e incluso mejoré el resultado de las búsquedas en Google News, mientras los medios que quieren cobrar por aparecer verán cómo cada vez se quedan más en fuera de juego en el mundo online.

Un artículo publicado en Gurus Blog

Anuncios

La RIAA atrapada en sus propias redes

Me entero por un artículo en Business Week de la existencia de Tanya Andersen, ama de casa, 45 años, con hijos a su cargo y con una pensión por discapacidad de 1.400 dólares mensuales, ha sido un de las ciudadanas norteamericanas denunciadas por la RIAA (Sociedad de derechos de autor) por descargarse música de forma supuestamente ilegal. La táctica de la RIAA ha sido amenazar directamente a unos cuantos ciudadanos de a pie por descargarse música en redes P2P, y ofrecerles la “oportunidad” de que paguen una “multa” de entre 4.000-5.000 dólares o enfrentarse ante una demanda por varios cientos de miles de dólares por los perjuicios causados a la industria al haberse descargado música ilegal. En el caso de Tanya recibió una llamada comunicándole que si no llegaba a un acuerdo iba a ser demandada y que tenían pruebas de que desde su dirección IP se había descargado música de forma ilegal.

 

Curiosamente Tanya no se amedrentó y prefirió ir a juicio antes que pagar los 4.000 dólares para llegar a un acuerdo, su ordenador fue entregado a la RIAA para que pudiesen evaluarlo y aportar pruebas de que Tanya se había descargado múscia ilegal, pero la RIAA decidió no enviar el informe técnico del ordenador al juzgado. Finalmente los abogados de la RIAA propusieron retirar la demanda si Tanya acordaba no emprender acciones legales contra ellos. Tanya no aceptó y la RIAA fue condenada a pagar las costas del juicio (unos 300.000 dólares).

Toda podría haber acabado aquí, pero Tanya, bastante molesta por todo el proceso, decidió contratacar y decidió demandar a la RIAA, la SSC, MediaSentry, Warner Music Group, EMI Group, Sony BMG Music Entertainment, y Universal Music. Los abogados de Tanya consideran que los datos de direcciones IP recopilados por MediaSentry por encargo de la RIAA y que sirvieron para iniciar la campaña de acoso judicial contra particulares pueden contener errores que pueden haber llevado a acusar de forma errónea a unas 8.000 personas. Adicionalmente los abogados de Tanya van a denunciar a la RIAA por cargo de conspiración, negligencia y abuso en proceso judicial y solicitando 5 millones de dólares de compensación.

Cosas que suceden, la RIAA puede verse atrapada por la misma campaña judicial que inició. Pensar que ejercer presiones judiciales sobre la parte más débil del P2P les puede servir para lanzar un mensaje claro a la descarga de música ha sido todo un acierto. El mensaje ha quedado clarísimo, la RIAA no solo se ha ganado la antipatía de miles de potenciales consumidores de música, sino que encima puede verse condenada a pagar unos cuantos millones de dólares, con lo que el ridículo sería total.

Un artículo publicado en Gurus Blog

‘Teddy’ Bautista dice que el ‘copyleft’ “es para los autores que son ricos de cuna”

El presidente del Consejo de Dirección de la SGAE, Eduardo ‘Teddy’ Bautista, ha asegurado que el ‘copyleft’, o copia permitida de las obras culturales, “no tiene peso” y que la Sociedad General de Autores y Editores no “ha notado prácticamente nada en el sistema de captación de socios”.

La SGAE tiene, según Bautista, un sistema en el que cualquier autor puede ‘colgar’ sus obras sin que generen pago de derechos de autoría para aquellos que no quieren someterlas a procedimientos mercantiles.

Bautista ha puntualizado que con ese servicio que ofrece la SGAE “los autores pueden recuperar sus obras” y participar en el sistema de valor añadido que pueden generar.

Con el ‘copyleft’, en opinión de Bautista, el autor “deposita de buena fe su obra, pierde el control” de la misma y “está expuesto a que otra persona pueda usarla y volverla a reponer como si fuera propia”.

“No tenemos nada en contra del ‘copyleft’, nos parece interesante para la comunidad de autores que son ricos de cuna y que no tienen que pagar el pan de sus hijos -ha añadido Bautista-, pero nosotros estamos en otra cosa: que el autor viva de su obra, como un albañil de su trabajo”.

Un artículo publicado en Actualidad Digital