La SGAE se lleva 85.000 euros del presupuesto de las fiestas de San Mateo en Oviedo

El concejal de Cultura del Ayuntamiento de Oviedo, José Suárez Arias-Cachero, denuncia que la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) se lleva 85.000 euros del presupuesto, una cuantía «escandalosa», a su parecer. «Estaría bien que la SGAE estudiara la posibilidad de hacer una excepción durante las fiestas».

Fue durante la presentación del programa de las fiestas de San Mateo, que en esta edición contarán con 500.000 euros menos de presupuesto. «Desde el Consistorio hemos hecho un esfuerzo de acuerdo a la situación que vivimos. Las fiestas deben ser austeras porque si no, estaríamos faltando al respeto de los ciudadanos que afrontan una gran crisis económica», señaló en declaraciones que publica El Comercio Digital.

El montante disponible para los festejos de este año, que comienzan mañana y finalizan el 21 de septiembre, asciende a 1,99 millones de euros tras cinco años de reducción continuada. La rebaja se ha conseguido gracias a la apuesta por más actuaciones de grupos locales y pequeños ajustes de organización. El concejal aprovechó el acto para denunciar que la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) se lleva 85.000 euros del presupuesto, una cuantía «escandalosa», a su parecer. «Estaría bien que la SGAE estudiara la posibilidad de hacer una excepción durante las fiestas».


Ofertas de trabajo
en la red para profesores, profesionales, secretarias, administrativas, …
pincha aquí para informarte.

Anuncios

Estamos hartos de la SGAE

Estamos hartos de la SGAE

La SGAE es odiada a un nivel sin precedentes, no importa la profesión, edad, ocupación, posición política o nivel socioeconómico, de hecho, fuera de España también son odiados.

…y estamos hartos.

Un artículo publicado en Alt1040

Las discográficas le reclaman 13 millones de euros a un español que creó un software P2P

Warner, Universal, EMI y Sony-BMG han presentado una demanda contra Pablo Soto Bravo de 13 millones de euros por crear Blubster, Piolet y Manolito, programas para conectarse a redes P2P y compartir archivos, en oooootro caso más donde el acusado del asesinato es el martillo.

Aún así, no hubo asesinato, en España el intercambio sin fines de lucro de música no es penado por la ley, aun así aseguran que la creación del software que tiene fines comerciales y con una “conducta parasitaria” obteniendo provecho de las obras de otros.

Vale recalcar que MP2P Technologies (la empresa de Soto) sí está generando dinero, por ejemplo, aunque hay una versión gratuita de Blubster, también ofrece la versión “XXL” que cuesta $19,95 dólares, el no puede hacerse responsable por el comportamiento de los usuarios, sus herramientas son neutrales y no incentivan ningún comportamiento específico.

Ante la demanda Soto dijo:

En lugar de abrazar la tecnología, eligen un camino que en última instancia les llevará a su propio final. El litigio en sí mismo no es un modelo de negocio válido, sin embargo, ha sido su fútil y desesperado objetivo desde el advenimiento del P2P

Por cierto que Pablo Soto es el responsable de Omemo, un programa que por medio del P2P crea discos virtuales con espacio virtualmente infinito.

¿El canon?… era todo muy sencillo

Hay que ver qué sencillo era todo, y cómo nos complicábamos la vida: que si el canon era o no lógico, que si tenía o no tenía razón de ser, que si era o no ajustado a Derecho, que si no podía ser que los políticos aprobasen algo así tan notoriamente en contra del sentido común y de los intereses de sus electores… En realidad, era todo tan sencillo como “tú recáudalo, y dame una parte a mí”.

La política española, en todo su esplendor: según recoge la Asociación de Internautas en su página web a partir de una información en El Economista, el Tribunal de Cuentas investiga una trama de financiación ilegal a los partidos políticos por parte de la SGAE, que no sólo habría exonerado a varios partidos del pago del canon, sino también financiado proyectos de fundaciones próximas a éstos. La denuncia asegura que “hay financiación directa de las entidades, fundaciones y organizaciones paralelas vinculadas a los partidos políticos y, por lo tanto, financiación encubierta de los mismos”. Lo recoge también Libertad Digital.

Impresionante. ¿Propiedad intelectual? ¿Derechos de autor? Mientras nosotros intentábamos razonar, argumentar y discutir ese tipo de cosas y la revisión de su naturaleza en una economía digital, otros simplemente, según las informaciones recogidas en la prensa, se preocupaban de cómo repartirse el pastel del canon.  ¿Por qué no cuestionar el que fuese la cuestionadísima SGAE, una entidad privada profundamente impopular sobre cuyas cuentas y funcionamiento planean todo tipo de sospechas, la que metiese la mano en nuestros bolsillos cada vez que decidíamos comprar un CD, un DVD, un iPod, una memoria USB y no se cuántas cosas completamente arbitrarias más? ¿Por qué frenar el desarrollo de la sociedad de la información con impuestos y cánones que desalentaban la compra de tecnología? ¿Por qué podían reunirse con toda tranquilidad con cuanto político fuese necesario, torcer voluntades, cambiar articulados y textos, hacer aparecer unas cláusulas y desaparecer otras? Simplemente, porque a cambio entregaban a los políticos de turno su parte correspondiente. Tú legislas para que recaude yo, yo me llevo la parte correspondiente de lo que recaudes tú. Qué bonito. Qué edificante. Tú tienes que pagar canon. Yo también. Una boda, un colegio, un festival benéfico o un autobús, también. Pero ellos no, ellos no son deudores. No sé ni cómo nos atrevimos a preguntar. Nosotros intentando doblar la cuchara, cuando la única verdad es que era todo mucho más sencillo: no había cuchara

Un artículo de Enrique Dans

CCOO organizadores del festival benéfico Entresures se manifiesta contra la SGAE

Ya son menos los que tienen miedo a la SGAE, menos los que temen una demanda por simplemente dar su opinión en línea. CCOO el mayor sindicato de España convocan a manifestarse en contra de la SGAE por, durante dos años del 10% de la caja del Festival Benéfico Entresures.

Sí querido lector, si no estaba usted enterado, la SGAE obliga a entregar a Entresures el 10% del total de las recaudaciones de taquilla del festival, dinero que en su totalidad es destinado a a las escuelas de los niños refugiados saharauis.

3.268€ en 2006 y 4.200€ en 2007, 7.468€ en total que la ambición, egoísmo y avaricia de la SGAE no permite que vayan a la creación de un economato para trabajadores senegaleses en Dakar. Después de dos años de negociaciones que no llegaron a ningún lado, la CCOO dijo basta y con toda la razón.

La propuesta de Entresures era que la SGAE cobrara ese 10% de taquilla pero que lo devuelva íntegramente al festival como donación de la Fundación Autor. Considerando que la entidad obtuvo 400 millones de euros durante 2007, creo que 7 mil euros no son nada, aún así no aceptaron la propuesta y cortaron comunicaciones hace dos meses.

Aún así se quejan cuando los llaman gangsters, terrible.

La SGAE ingresa 400 millones de euros mientras crece el descontento de socios y trabajadores

La Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) atraviesa por el mejor momento económico de su historia, ya que obtuvo en 2007 unos ingresos de 377,2 millones de euros, un 10,1% más que el año anterior, en concepto de derechos de autor. De ellos, 20 millones corresponden a la recaudación por copia privada, suma que la entidad espera que se doble en 2008 gracias a la entrada en vigor del canon digital. Además, la SGAE superó los 91.000 asociados, con un repertorio de cinco millones y medio de creaciones.

Pero esta bonanza contrasta con el cúmulo de discrepancias que afronta con parte de los socios, trabajadores y la opinión pública. En el terreno laboral, los primeros descontentos con la política de la entidad fueron los inspectores, encargados de recaudar los derechos de autor en comercios y establecimientos hosteleros, quienes se afiliaron a la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos para negociar de forma unitaria con la dirección de la SGAE. Por su parte, los trabajadores de plantilla de la entidad denunciaron el pasado 28 de abril el despido, sin motivo según el Comité de Empresa, de un informático.

El presidente del comité, Jacobo Martínez, explicó que en torno al 85% de los 466 empleados con que cuenta la entidad firmaron para pedir la readmisión del trabajador. La carta se entregó al Consejo de Dirección que encabeza Teddy Bautista, e incluso al presidente, el cineasta José Luis Borau, sin que su petición fuera aceptada. Fuentes de la SGAE señalaron que el trabajador había llegado a un acuerdo satisfactorio con la entidad sobre su indemnización, sin necesidad de llegar a los tribunales, por lo que la readmisión ya no tenía lugar.

No obstante, de acuerdo con un comunicado del Comité de Empresa, el malestar de los empleados se extiende a otras materias, como “las modificaciones arbitrarias de horarios”, el “acoso a trabajadores” o “el traslado de centro de trabajo”. Este último punto se refiere al conflicto registrado por el cambio de sede en Galicia, de La Coruña al flamante edificio de Santiago de Compostela. Los trabajadores exigieron una indemnización por trabajar alejados de su lugar de residencia y lograron una cantidad mensual durante un año ampliable a dos. El comunicado asegura también que “esta política laboral está enquistada en las más altas instancias de la organización”, y termina manifestando que “el mensaje que pretenden transmitir los actuales gestores de la institución a la opinión pública está en las antípodas de lo que la SGAE hace vivir a sus trabajadores, probablemente sin el conocimiento de los autores.

Protestas en la Asamblea

El descontento de los socios se podrá apreciar en la asamblea extraordinaria que la SGAE celebra el próximo martes en Madrid. Allí, músicos como el guitarrista Luis Cobo ‘Manglis’, el pianista José Antonio Prieto o el compositor Antoliano Toldo han anunciado que acudirán para expresar su desacuerdo con las cuentas de la entidad. Prieto mantiene desde 1999 una querella contra la SGAE, a la que reclama más de un millón de euros por “incautación indebida” de sus derechos de autor. Asimismo, pretenden denunciar la escasa capacidad de los socios para intervenir en el gobierno de la SGAE, ya que solo en torno al 10%, los que más dinero generan, tienen derecho a voto.

Por otra parte, el diario Público informó ayer que la SGAE había demandado a ese periódico una compensación de 30.000 euros por una supuesta “campaña en contra”. Público se une al blog Merodeando y a la web Alasbarricadas, que ya fueron demandadas por la entidad. El sindicato CNT, a quien la SGAE también reclama ante los tribunales 9.000 euros por intromisión en su honor, ha convocado una concentración de protesta coincidiendo con la reunión de la asamblea de la entidad.

Un artículo publicado en El Confidencial

Otro revés para la SGAE

Otro revés para la SGAE, exigía un pago de 2.157 euros al hotel Puerta de Burgos por el hilo musical sin tener prueba alguna que la música usada estaba protegida por derechos de autor o pertenecía al catálogo de artistas protegido por la entidad.

El hotel ha sido eximido del pago porque no se puede asegurar que todo el repertorio emitido por el hilo musical estuviese protegido por la SGAE, según afirma la sentencia del juzgado de primera instancia 4 de Burgos.

El juez recuerda que existen modelos de dominio público y de licencias generales, llamadas por su nombre en inglés de creative commons o copyleft, que permiten el uso libre de los contenidos con la única exigencia de ponerlos “a disposición del público con las mismas condiciones, esto es, permitiendo el libre acceso y su transformación”.

Además, el juez deja precedente de algo muy importante:

Esta entidad gestiona “una ingente cantidad de obras”, lo que “ha generado hasta ahora la sensación de que tiene un derecho a la gestión exclusiva del repertorio universal de las obras musicales”, dice el juez. Pero añade que en los últimos tiempos, con la expansión de Internet, “ha alcanzado cierto auge un movimiento denominado de ”música libre””, que ha originado “la coexistencia de diferentes modelos de difusión”.

Tan claro como el agua, la SGAE se equivoca al operar como si tuviera control o derecho sobre toda la música producida en el mundo y tampoco pueden ir exigiendo pagos del “afectado de turno” sin prueba alguna.

Bien por el Juez de Primera Instancia 4 de Burgos y bien por el Hotel Puerta de Burgos que no se dejó intimidar por las tácticas de la SGAE.

Un artículo de Eduardo Arcos