Opera se aprovecha del lanzamiento de “Google Chrome” para crecer

La empresa noruega que diseña el navegador de Internet Opera ha anunciado que hasta la fecha, su ritmo de aumento de ingresos para este año está ligeramente por encima de su última previsión, y espera recibir efectos positivos de la introducción de un nuevo producto de uno de sus rivales.

L

a empresa fundada en Oslo ha disfrutado de un crecimiento en todo el mundo de más del 50 por ciento en lo que va de año, gracias a la creciente necesidad de los usuarios de navegar por Internet en dispositivos móviles. La compañía ha dicho tener como objetivo un 48 por ciento de crecimiento en 2008.

“Creemos que en el futuro, todos los dispositivos que tengan alguna razón para estar conectados a Internet estarán conectados a Internet”, aseguró el consejero delegado de Opera, Jon S.von Tetzchner.

La competición en el mercado de los navegadores ha aumentado desde principios de septiembre, cuando Google lanzó su propio navegador, Chrome, en un reto en toda regla al líder del mercado, el Internet Explorer de Microsoft.

Según su consejero delegado, Opera, un pequeño rival para ambos, está aprovechándose del lanzamiento del programa de Google, y aumentando las descargas de su propio programa porque los usuarios son ahora más conscientes de que existen distintos softwares de navegación.

“El efecto general para nosotros es positivo, porque más gente busca alternativas”, comentó Tetzchner.

Su empresa, que fabrica navegadores para móviles y otros dispositivos portátiles además de para ordenadores de escritorio, gana dinero emitiendo licencias de su software a los fabricantes de teléfonos móviles y otros aparatos.

Un artículo publicado en La Flecha

Google sorprende con el navegador Chrome

Firefox, Internet Explorer, Safari, Opera… Y dentro de poco, Chrome. Google sorprendió ayer con el anuncio del lanzamiento de su propio navegador. Y lo hizo de manera original, en formato de cómic en el que detalla las características de su nuevo programa.

En él se explica que, hoy en día, en Internet hacemos más uso de aplicaciones que de páginas web estáticas: ver y compartir vídeos, juegos web, chats, etc… Aplicaciones que no existían cuando fueron creados los primeros navegadores. Así que, ¿por qué no diseñar un nuevo navegador a partir de las necesidades y demandas de los usuarios actuales?

Los navegadores actuales, continúa el tebeo, necesitan estabilidad, rapidez y seguridad. Además, el diseño debe ser sencillo y eficiente, buscando el equilibrio entre el exceso y la escasez de opciones. Uniendo todo lo anterior nace Chrome, un navegador de código abierto, del que Google invita a tomar ideas, de la misma forma que ellos las han tomado de otros.

Uno de los problemas de los navegadores actuales es que se dedican exclusivamente a una tarea. Por ejemplo, si se abre una página que posee código JavaScript, el navegador no podrá ejecutar otra tarea hasta que el JavaScript deje de actuar, provocando a menudo que el navegador se bloquee o ralentice.

Para evitar este problema, los ingenieros de Google han dotado a Chorme de múltiples procesos, cada uno con su propia memoria y su copia de los datos, de manera que unas tareas no interfieran en otras. Cada tarea se desarrollará en una pestaña, y si ésta se colapsa, no provocará que todo el navegador se cierre.

Además, con el sistema de pestañas se optimiza la memoria del navegador. Chrome también incluirá un gestor de tareas, similar al que utiliza el sistema operativo Windows, para que el usuario pueda ver qué procesos son los que están consumiendo más memoria o ancho de banda.

En realidad, Chrome va más allá de un mero navegador, pues descansa sobre WebKit, el mismo soporte sobre el que funciona el Safari de Apple. Esto quiere decir que en el futuro podría convertirse en la base de un sistema operativo virtual y personalizable, en el que tanto las aplicaciones como los documentos del usuario estén en Internet.

www.baquia.com